A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Pulse una letra para ver la lista de procedimientos que comienzan con esa letra.
Pulse 'Al inicio' para volver al inicio de esta sección.

Transfusión de sangre

¿Qué es una transfusión de sangre?

Una transfusión de sangre es lo que sucede cuando se introduce sangre en su cuerpo. En una transfusión de sangre, usted recibe sangre donada a través de uno de sus vasos sanguíneos. Le introducirán una aguja en una vena, con frecuencia, de su brazo. Esa aguja está unida a un tubo delgado y flexible, llamado catéter. Esto se llama vía intravenosa, o IV. Le enviarán sangre hacia su vena a través de esta línea intravenosa.

Su sangre tiene varios componentes. El plasma es la parte líquida de su sangre. Está formada por agua, proteínas, factores de coagulación, hormonas y otras sustancias.

En el plasma flotan muchos glóbulos rojos. Son células grandes que contienen hemoglobina. La hemoglobina permite que los glóbulos rojos lleven el oxígeno de sus pulmones hacia el resto de su cuerpo. Todo su cuerpo necesita oxígeno, por eso es importante tener suficiente cantidad de glóbulos rojos.

Su sangre también contiene glóbulos blancos. Estos son los que ayudan a que su cuerpo pueda luchar contra las infecciones.

Su sangre contiene células más pequeñas, llamadas plaquetas. Estas ayudan a que la sangre se coagule. Hay proteínas llamadas factores de coagulación que también ayudan a que su sangre se coagule. Sin estos componentes, su cuerpo no podría dejar de sangrar, incluso con una herida diminuta.

La sangre entera se refiere a la sangre que tiene todos estos componentes. La mayoría de las veces, una transfusión de sangre se hace con solo partes de la sangre. Puede que le den una o más de estas partes de la sangre según sus necesidades.

Si tiene una transfusión de sangre, es importante que le den la sangre correcta. La sangre puede ser de uno de los siguientes cuatro tipos principales: A, B, AB y O. Estos tipos se refieren a moléculas llamadas antígenos en la superficie de los glóbulos. Los antígenos son sustancias que pueden hacer que el sistema inmunitario de una persona reaccione.

El factor Rh es otro tipo de antígeno. La sangre puede ser Rh positivo o Rh negativo. La sangre de cada persona es de uno de estos ocho tipos específicos: A+, A−, B+, B−, AB+, AB−, O+ y O−.

Si una persona recibe el tipo de sangre incorrecto, su sistema inmunitario reaccionará. Es una afección grave que puede causar síntomas graves, tales como fiebre, dolores musculares y dificultades para respirar. En ocasiones puede causar la muerte.

Las personas con sangre O− no tienen moléculas A, B o Rh en sus células sanguíneas. Estas personas pueden donarle sangre a cualquier otra persona, y se conocen como donantes universales.

Las personas que tienen sangre AB+ tienen las tres moléculas (A, B y Rh) en sus células sanguíneas y pueden recibir sangre de cualquier persona sin peligro.

Otros tipos de sangre pueden donar solo a los tipos de sangre compatibles. Y también pueden recibir únicamente de estos tipos.

¿Por qué podría necesitar una transfusión de sangre?

Podría necesitar una transfusión de sangre si tiene algún problema tal como los siguientes:

  • Una lesión grave que le provocó una pérdida de sangre importante

  • Cirugía que le causó mucha pérdida de sangre

  • Pérdida de sangre después de un parto

  • Un problema del hígado que hace que su cuerpo no pueda generar ciertas partes de la sangre

  • Un trastorno de sangrado tal como la hemofilia

  • Una enfermedad que ocasiona glóbulos rojos reducidos o de mala calidad (anemia)

  • Insuficiencia renal, lo que causa problemas con la producción de células sanguíneas

  • Tratamiento del cáncer (quimioterapia) que hace que la producción de células sanguíneas de su cuerpo sea más lenta

Hay diferentes problemas médicos que pueden requerir distintos tipos de transfusión de sangre. Por ejemplo, después de una cirugía puede necesitar solo glóbulos rojos. Podría necesitar plasma si tiene una infección grave. Una persona en tratamiento por cáncer podría necesitar plaquetas o glóbulos blancos. Su proveedor de atención médica puede explicarle por qué necesita una transfusión de sangre y qué tipo es el mejor para usted.

¿Cuáles son los riesgos de una transfusión de sangre en los adultos?

Todos los procedimientos tienen algunos riesgos. Los riesgos de una transfusión de sangre incluyen los siguientes:

Una reacción alérgica. Puede ser leve o grave. Los síntomas leves pueden incluir picazón o salpullido. Los síntomas graves pueden incluir dificultades para respirar, dolor en el pecho o náuseas. Estos síntomas pueden comenzar rápidamente después de la transfusión de sangre o dentro de las 24 horas siguientes.

Fiebre. Puede aparecer dentro de las 24 horas siguientes a la transfusión de sangre. Suele ser temporal.

Que el cuerpo destruya los glóbulos rojos (reacción hemolítica). Una reacción hemolítica se produce si su cuerpo ataca los glóbulos rojos donados. Esto sucede si usted recibe un tipo de sangre no compatible con su propia sangre. La sangre donada pasa por un proceso de evaluación muy cuidadoso, por eso, esta reacción es muy poco frecuente. En el caso de que sí suceda, puede ocasionar escalofríos, fiebre, daño en los riñones y otros síntomas graves. Los síntomas pueden suceder durante la transfusión de sangre o en las horas siguientes. También puede ocurrir una reacción hemolítica tardía. Esto puede suceder incluso aunque haya recibido el tipo de sangre correcta. Puede tomar días o semanas que los síntomas aparezcan. Es posible que no tenga ningún síntoma, pero que su recuento de glóbulos rojos sea más bajo.

Demasiada sangre en su cuerpo (sobrecarga por la transfusión). La sobrecarga por transfusión puede suceder si una persona recibe más sangre de la que necesita. Eso puede causar dificultades para respirar y otros síntomas. Los síntomas suelen aparecer unas pocas horas o hasta un día después. Es más común en personas que tienen problemas del corazón. Tomar medicamentos diuréticos después de una transfusión de sangre puede prevenir este problema.

Demasiado hierro en el cuerpo (sobrecarga de hierro). Esto puede suceder en las personas que necesitan hacerse muchas transfusiones de sangre a lo largo de un período de tiempo por una afección médica continua.

Transmisión de virus. Estos virus pueden incluir VIH o hepatitis. La sangre pasa por exámenes muy cuidadosos antes de una transfusión de sangre. El riesgo de que se transmita un virus en una transfusión es muy bajo.

Enfermedad del injerto contra el huésped. Es una afección en la que las células sanguíneas nuevas, donadas, atacan las células del cuerpo. Es una enfermedad grave, pero muy poco frecuente. Solo sucede en personas que tienen el sistema inmunitario muy débil. Síntomas tales como la fiebre y un salpullido pueden comenzar dentro del mes siguiente a la transfusión de sangre.

Sus propios riesgos pueden variar según su estado general de salud, el tipo de transfusión de sangre y si se ha hecho una transfusión de sangre antes o no. Hable con su proveedor de atención médica sobre cuáles son los riesgos que más corresponden a su caso.

¿Cómo me preparo para una transfusión de sangre?

Probablemente, no necesitará hacer mucho para prepararse para su transfusión de sangre. Su proveedor de atención médica le dirá si necesita prepararse de algún modo.

Asegúrese de decirle si alguna vez tuvo una mala reacción a una transfusión de sangre. Puede que le den algún medicamento para ayudar a prevenir una reacción alérgica.

La mayoría de los hospitales exigen un formulario de consentimiento antes de hacer una transfusión de sangre. Debe estar firmado por usted o por algún familiar designado.

Puede que le hagan un análisis de sangre antes de la transfusión para ver qué tipo de sangre tiene. Eso garantiza que reciba el tipo de sangre correcto. Puede que le pinchen el dedo para extraer unas gotas de sangre. O puede que le saquen sangre de una vena de su brazo.

¿Qué sucede durante una transfusión de sangre?

Durante el procedimiento, le darán sangre de uno o más donantes. En algunos casos, puede que le den su propia sangre que le extrajeron a usted en el pasado. O puede ser sangre de un familiar o un amigo.

Un proveedor de atención médica le limpiará la zona donde irá la vía intravenosa (IV). Le insertará una IV en una de sus venas, más probablemente en el brazo. Le enviarán sangre entera o componentes de la sangre a través de esta vía. Todo el proceso puede tomar entre 1 y 4 horas.

Un proveedor de atención médica lo vigilará para ver si presenta algún signo de reacción negativa. Si se presentan, muy probablemente aparezcan en los primeros 15 minutos. Dígale al proveedor de atención médica de inmediato si comienza a tener síntomas.

Debería poder comer, beber e ir al sanitario con ayuda durante el procedimiento. Su proveedor de atención médica le dará más información sobre lo que podría suceder.

¿Qué sucede después de una transfusión de sangre?

Después de su transfusión de sangre, le revisarán sus signos vitales. Eso incluye su temperatura y su presión arterial.

Es posible que pueda regresar a su casa poco tiempo después de recibir la transfusión. Debería poder regresar a sus actividades normales y a comer de la manera habitual. Su proveedor de atención médica podría darle más instrucciones.

La zona en su brazo donde estaba la vía IV puede quedar adolorida por algunas horas. Dígale a su proveedor de atención médica de inmediato si tiene fiebre, dificultades para respirar, inflamación en el lugar donde estaba la vía IV u otros síntomas.

Puede que necesite hacerse análisis de sangre de control. Es para ver si su cuerpo está respondiendo bien a la transfusión de sangre.

Próximos pasos

Antes de aceptar hacerse la prueba o el procedimiento, confirme si sabe lo siguiente:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento.

  • La razón por la que le harán la prueba o el procedimiento.

  • Qué resultados esperar y qué significan.

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o el procedimiento.

  • Cuáles son los posibles efectos secundarios o las posibles complicaciones.

  • Cuándo y dónde se hará la prueba o el procedimiento.

  • Quién le hará la prueba o el procedimiento y qué títulos o diplomas tiene esa persona.

  • Qué sucedería si no se hace la prueba o el procedimiento.

  • Si existen pruebas o procedimientos alternativos para considerar.

  • Cuándo y cómo recibirá los resultados.

  • A quién llamar después de la prueba o procedimiento si tiene alguna pregunta o problema.

  • Cuánto tendrá que pagar por la prueba o el procedimiento.

Revisor médico: Dozier, Tennille, RN, BSN, RDMS
Revisor médico: Gersten, Todd, MD
Última revisión: 11/1/2018
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.